5 consejos para reformar tu cocina en verano

24 de mayo, 2018

Las vacaciones pueden ser el momento perfecto para ponernos manos a la obra con la cocina; pero antes de comenzar con su reforma es importante seguir unas recomendaciones 

El verano es la época ideal para cambiar o renovar la cocina. Los días o semanas de vacaciones, el aumento del tiempo libre, el buen clima... son factores que hacen que nos animemos a emprender nuevos proyectos, como la remodelación de uno de los espacios más importantes de nuestra casa.

Además de eso, en verano es más fácil que los camiones y furgonetas de los servicios encuentren aparcamiento, perjudicamos menos a nuestros vecinos con los ruidos y el polvo (ya que muchos están de vacaciones), y los contenedores de obra estorban menos en la calle.

La reforma de la cocina, así como la de los baños, suele ser una de las más costosas del hogar. No obstante, es importante tenerlo todo bien planificado y contar con un profesional de confianza que nos asesore y haga la obra lo más llevadera posible, ya que si intentamos hacerla por nuestra cuenta para “ahorrar” puede ser un auténtico caos interminable. Y es que lo barato, muchas veces sale caro.

Por esto, si estás pensando en cambiar o renovar tu cocina este verano pero no sabes por dónde empezar, desde MiServ te damos 5 claves a tener en cuenta.


  • No improvises

Lo primero y más importante es buscar profesionales con referencias. O bien que hayan realizado buenos proyectos en casa de amigos, familia o conocidos; o bien que estemos seguros de que trabajan bien y siguen las normativas, solicitan los permisos y cumplen con la legalidad. Como ya hemos comentado antes, realizar este tipo de obras tan compleja por nuestra cuenta no es, para nada, recomendable.

Como ya sabes, si no tienes claro dónde acudir, en MiServ hacemos una selección de los mejores profesionales cerca de tu zona con filtros rigurosos, presupuestos y opiniones de clientes.

  • Cierra fechas y presupuesto

Solicitar tres presupuestos es uno de los consejos que ofrece la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) para que no nos engañen y no pagar en exceso, porque la diferencia de precios entre una empresa y otra por el mismo servicio puede diferenciarse en varios miles de euros.

Otra sugerencia a tener en cuenta es fijar en el contrato una fecha de finalización de la reforma. Es algo fundamental dentro de los presupuestos y que mucha gente no hace, o lo hace de forma hablada. Los profesionales deben comprometerse por escrito a terminar la obra en un plazo estipulado y si no, imponer una penalización (rebaja del precio, pago, etc.)

  • Materiales “limpios”

La cocina es una de las zonas de casa que más se ensucia. Por eso, lo mejor es hacernos con muebles y materiales que se limpien con facilidad y requieran poco mantenimiento: encimeras de acero inoxidable, cuarzo o granito; suelos de baldosa impermeables; electrodomésticos con sistemas anti huellas… ¡Ah! Y usar protectores contra salpicaduras muy resistentes, sobre todo, en la zona de los fuegos.

  • Buena iluminación

Una iluminación pobre en la cocina nos impedirá ver claramente si estamos preparando un plato correctamente, si hay suciedad, etc. En este espacio, más que en ningún otro, es vital no escatimar en luz. Además de en el techo y en la campana extractora, unas luces LED debajo de los muebles altos, son una buena forma de decorar y de evitar las sombras en la superficie de trabajo.

  • Vete (si es necesario)

En función de los productos utilizados, la obra puede generar residuos y olores, no solo desagradables, sino también tóxicos. Es importante mantener una buena comunicación con los obreros y que nos aclaren con antelación si vamos a poder permanecer en casa durante toda la reforma, o por el contrario habrá momentos en que será necesario pasar alguna noche fuera.

Volver

Anterior Siguente