Averías de fontanería: cómo arreglarlas tú mismo

27 de diciembre, 2018

Una cisterna estropeada, un grifo que no deja de gotear, atascos en el fregadero de la cocina...Una vivienda puede traernos tanto alegrías como disgustos y siempre en el momento que menos te esperas. No te alarmes si sucede algo de lo acabamos de mencionar, son las averías de fontanería más comunes en todos los hogares, además, aparecen y reaparecen solo con el uso diario. Si estás leyendo este post, estás de suerte porque vamos a darte algunos consejos para solucionarlo y que estés prevenido la próxima vez que te ocurra. Aunque si el problema persiste lo mejor es que llames a un profesional especializado para evitar males mayores. 

Cuáles son las averías de fontanería más habituales


1- El grifo gotea

Esta avería es una de las que mayor pérdida de agua innecesaria provoca. Si calculásemos cuánto dinero estamos perdiendo con cada gota de agua que cae, lo solucionaríamos inmediatamente. En algunos casos puede ser porque nos olvidamos de cerrar bien el grifo, en otros, puede ser que la fuga provenga de algún daño en las juntas del interior del grifo. Si te sucede lo segundo, lo primero que tienes que hacer es observar con detenimiento para saber por dónde sale agua, por la parte giratoria del caño o por el aireador.

Si el problema es del caño deberás sustituir la junta tórica, pero si sale por el aireador habrá que sacar el cartucho cerámico y sustituir la junta que esté en mal estado.

2- Malos olores en tuberías

Si se cuelan residuos de comida a través del desagüe se irán acumulando en las tuberías y provocarán malos olores. El sifón es la pieza que se encarga de filtrar estos olores, pero si se obstruye demasiado por los residuos no podrá hacer su función. En este caso es necesario que quites el tapón del sifón y limpies su interior de agua estancada. Se aconseja realizar esto con frecuencia, al menos una vez al mes.

3- Atasco en el fregadero

Los atascos en el fregadero están también relacionados con el sifón, puede ser que esta pieza esté obstruída. Si es desmontable se puede reparar con facilidad para quitar los residuos, si no lo es, habrá que cambiarlo por uno nuevo. Si el atasco proviene de la bajante, será necesario hacer uso de productos químicos. En este caso, te aconsejamos que cuentes con un profesional de confianza para hacer una buena limpieza.

4- Pérdida de agua en la cisterna

Este es uno de los problemas con los que las mayoría de las familias están familiarizadas, hay varios factores que influyen en el mal funcionamiento del inodoro como una obstrucción en el desagüe, o un fallo en alguno de los sistema de la cisterna. En este caso, deberás cambiar una parte de la cisterna o sustituirla por una nueva.

Si no te ves capaz de arreglar cualquiera de estas averías por ti mismo, es hora de contactar con fontaneros profesionales para que lo arreglen eficazmente y te olvides de quebraderos de cabeza.

Volver

Anterior